lunes, 8 de abril de 2013

Patrick Süskind - El Perfume (1985)




"Podía hacer todo esto cuando quisiera; poseía el poder requerido para ello. Lo tenía en la mano. Un poder mayor que el poder del dinero o el poder del terror o el poder de la muerte; el insuperable poder de inspirar amor en los seres humanos.”

Grenouille. En torno a este personaje gira absolutamente todo en El Perfume (1985) la obra más famosa del novelista y guionista alemán Patrick Süskind. También fue guionista de El Contrabajo, un conocido monólogo. Pero entremos en materia.

Como ya he mencionado, toda la novela gira en torno a su protagonista: Jean-Baptiste Grenouille, el hombre (!) con el mejor olfato de todos los tiempos. Esto, a mí por lo menos, me fascina en un primer momento: no, no lo de que tenga el mejor olfato de todos los tiempos, sino el hecho de que todo gire en torno a alguien como Grenouille, alguien que es, al fin y al cabo, un monstruo. Es una novela sobre Grenouille, sobre un psicópata. Pero ojo, no un psicópata entendido sólo como el asesino, sino como alguien que está fuera de la sociedad, más allá de la moral.

El alma de este ser se nos abre por completo, y lo acompañamos en su penoso vagar por la vida, desde que llega al mundo, siendo ya cruel y malvado, hasta que lo abandona. Y yo, al menos llego a entenderlo. Ojo, no nos confundamos. Es un personaje con el que es, en mi opinión, imposible empatizar. Pero sí que lo entiendes, sí que comprendes que vive a través de los olores y para ellos, comprendes que no puede entender la moralidad, que no puede ser un sencillo perfumista burgués.

Creo que es uno de los personajes más complejos que he leído jamás, aunque bien es cierto que no he leído prácticamente ningún libro “biográfico”. La evolución es compleja y en varios pasos: la exploración olfativa, la formación de su megalomanía, su manera de sobrevivir (la metáfora de la garrapata, presente en toda la obra, y muy bien traída), y su manera de sentirse realizado.

La narración es ágil, rápida, y sencilla. No es de extrañar que sea un best-seller, ya que cualquiera puede enfrentarse con éxito a sus 200 páginas. Con la notable excepción del extenso vocabulario olfativo (compadezco a la pobre Pilar Giralt, la sufrida traductora), todo es directo. Eso no implica que Süskind caiga en la simpleza: tiene algunos pasajes muy bellos (atentos a los sueños de Grenouille en la cueva, son preciosos aún en su locura).

Por lo demás, los secundarios no brillan. A pesar de que todos tienen sus sueños, sus ambiciones, y sus personalidades, ninguno me ha parecido digno de destacar, quizá con la excepción de Antoine Richis, lo más parecido a un “antagonista” (muy entrecomillado, eso sí), que puede tener Grenouille.

El otro punto fuerte de la novela junto al personaje, es el ambiente, sobre todo el del París del s. XVIII. En algunos momentos, llegar a vivir la sensación sofocante de estar en una ciudad tan grande y con tantos olores, a través de los cuales Süskind crea una atmósfera que te ahoga y te aprieta. Unas descripciones olfativas dignas de alabanza.

Nada más por parte de un servidor. Hasta la próxima, ¡y buena suerte!

LO MEJOR: Grenouille o París, París o Grenouille... Difícil decisión. No podría decantarme por ninguno. En fin, leed la novela y decidid vosotros mismos.

LO PEOR: Creo que la parte de la creación de El Perfume debería enfocarse de otra manera, ya que es uno de los puntos clave para entender a Grenouille. 

2 comentarios:

  1. La verdad es que no lo conocía de nada... Pero tiene muy buena pinta. Los libros "biográficos" (esta especie de biopics ficticios), cuando están bien escritos, son una gozada.

    Me lo apunto para echarle un ojo ;) ¡Gracias, Joseca!

    ResponderEliminar
  2. Le tengo unas ganas locas a este libro. Cuando pueda lo leeré.

    PD: Los alemanes de Rammstein sacaron una canción inspirada en esta obra, "Du Riechst So Gut", "hueles tan bien". Un título muy certero.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...