jueves, 20 de febrero de 2014

Dan Brown - Inferno (2013)








Tengo que superarme. No puedo dejar de ser un superventas. Tengo que renovarme… Ya lo tengo. Es perfecto. Dante y Malthus, juntos en una novela. No puede salir mal. Dan Brown escribiendo una parodia de sus obras anteriores.


La verdad quería volver del destierro con una crítica de un gran libro, o por lo menos de algo digno de llamarse literatura. Tenía que ser grande, lo mejor de lo mejor. Y me vino a la mente. El rey Midas de la literatura contemporánea. Un hombre capaz de convertir la mediocridad en oro. Dan Brown y su personaje fetiche, Robert Langdon, un profesor de Harvard sabiondo que desvela todo con una media sonrisa mientras mira la hora en un reloj de Mickey Mouse y con una gran facilidad de codearse con jovencitas sexys. "Atractico erudito" como define a su alter ego Dan Brown. Que humildad, rediós.

Tras ser el superventas de los superventas con Ángeles y Demonios y el Código Da Vinci, Dan Brown recibió un golpe en los morros con El símbolo perdido, tan insustancial  como sus predecesoras pero sin el suspense y la facilidad de lectura propia de él. El rey Midas decidió volver a lo de siempre, dejarse de intentar explicar a los masones y volver a fingir que sabe de arte y a las oraciones simples de sujeto, verbo y predicado.

El Renacimiento volvió a ser el centro de la novela, con referencias a Miguel Ángel, Brunelleschi o Vasari, y de paso metió con calzador San Marcos y Santa Sofía. Porque él lo vale. Por lo menos no las convirtió en trampas mortales como hizo con la Giralda de Sevilla.Sin embargo, es el poeta florentino, Dante Alighieri, el centro de la atención de Dan Brown, no en vano, inunda la obra con frases suyas, que, vaya por Dios, es lo mejorcito del libro.

Pero si pensabais que simplemente iba a volver a copiar su formula de éxito, estabais muy equivocados. Todavía le falta a este mago de las tramas unos cuentos trucos debajo del sombrero. Y nos sorprendió con Malthus y sus teorías sobre la superpoblación. Este señor tenía la idea que la humanidad se colapsaría por el número de habitantes y proponía que se redujese el número de seres humanos en la tierra. Lo mejor es que Dan está de acuerdo con él, y propone planes para exterminar o esterilizar a la mitad de la población. Simplemente brillante.

La trama en si, te deja la boca abierta.. Robert Langdom se despierta con una herida de bala en Florencia sin acordarse de absolutamente de nada – menudas juergas se montan en Harvard – y cuando van a rematarle es rescatado por una enfermera, con la suerte de que es una superdotada y  una rubia de bandera. Tras seguir las pistas, perseguido por mercenarios y la policía, llegará a tener la solución al enigma en sus narices, justo antes de que…


Spoiler

Descubra que los malos en realidad son los buenos y la rubia de bandera es, en realidad, la novia del villano, que está muerto desde el principio de la acción al suicidarse afirmando ser "sombra". Muy rollo Smaug en el Hobbit. Si recordais, en cada novela de Dan Brown hay un personaje que, de repente y sin razón aparente, traiciona al protagonista. La primera vez puede sorprender, pero al haber usado el recurso en todas las dichosas obras que ha publicado, la verdad es que se vuelve predecible.

Peor lo mejor es el final, que es de traca. Tras escaparse de Robert, esa rubia que tanta intimidad ha tenido con el alter ego de Dan, decide dar la vuelta (?¿?¿?¿) y contarle que el plan del malo ha tenido éxito. Pero aún así, ella no recibe ningun castigo, aunque haya colaborado para esterilizar a la mitad de la humanidad – no preguntéis como, el bueno de Dan bastante que aparenta saber de arte como para meterse con ciencia –. Además hay un alegato, en favor de ese loco desquiciado, que en verdad es un incomprendido y que buscaba lo mejor para la humanidad (?¿?¿?¿?¿?). Todavía no sé como los seguidores de Hitler y Stalin no han usado esa excusa para justificar sus genocidios.

Fin de Spoiler

Los personajes son simples, como el lenguaje utilizado, excepto las frases sobre arte que parecen copiadas de manuales de historia del Renacimiento. La supuesta sapiencia de Robert acaba convirtiéndose en pedantería y pomposidad, además de causar hilaridad cuando el lector entiende un mínimo de arte y puede anticiparse al reputado profesor de iconografía de Harvard. Lo mejor de la novela es que se lee rápido, y que si no te tomas a este sujeto en serio tienes risas aseguradas.

Lo mejor: Se lee rápido

Lo peor. Un niño puede hacer una trama más elaborada y creíble.

Nota: 2

1 comentario:

  1. Lo que me he podido reír con la reseña... Solo he leído otra obra de Brown, que fue "Ángeles y demonios". Me la esperaba mucho peor, y la verdad es que no estaba mal. Luego vi "El código Da Vinci" y la peli me pareció bastante más basura en todo. Pero con esto se ha superado...

    Por cierto, no sé si soy el único al que le va fatal leer esta tipografía, es un suplicio. Tendremos que hacer cambios en el diseño del blog... :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...