martes, 7 de mayo de 2013

Los 5 de Spartan George: Titanes de la ciencia ficción (I)




 “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”- Arthur C. Clarke

(NOTA PREVIA A LA LECTURA: Este artículo lo escribí hace semanas. Estaba esperando a escribir la segunda parte para subirlo, pero con los exámenes no he tenido tiempo de hacerlo, ni sé cuándo lo tendré, así que he preferido publicarlo ya. Por ese mismo motivo de falta de tiempo, el artículo está tal cual como lo escribí. Si algún párrafo os chirría, leedlo como si vivieseis hace tres semanas. ¡Y dejad de quejaros, leñe!)

A raíz de la crítica de Simak que realicé hace poco, y de los comentarios que hubo en ella, se me ocurrió una interesante idea. Teniendo en cuenta lo fanático de la ciencia ficción que soy… ¿Por qué no hacer un ranking con mis autores favoritos de esta? En Rockrítico ya tenía una sección parecida (más variada), y he decidido trasladarla aquí con el mismo nombre, aunque el contenido variará ligeramente: no solo hablaré brevemente de mis 5 autores del género preferidos; también lo haré de las 10 obras que más vitales considero para los aficionados a éste. Y por supuesto, repetiré con diferentes géneros.

Es más, todo este artículo me da pie a una idea para una sección titulada, precisamente, “Titanes de la Ciencia Ficción”, en los que escribiría breves artículos no sobre obras, sino sobre autores especialmente relevantes para el género. Pero esa idea, de momento, está en barbecho. Vayamos con el artículo que hoy nos ocupa.

Imagino que todos sabéis lo que es la ciencia ficción, pero para resumir brevemente, os diré que es un género de ficción popularizado en el siglo XX (aunque podemos considerar que existe ya en las obras de H. G. Wells y de Julio Verne, o incluso en las obras pioneras de Kepler y Cyrano de Bergerac), y que a menudo se confunde con la fantasía; sin embargo, suele diferenciarse de ésta por estar situada en ambientes de corte futurista o por tener una base científica seria (o plausible, al menos)… Aunque tampoco es esta una ley escrita.

Distinguimos en el género, básicamente, dos vertientes: hard fiction, y soft fiction. En el caso de la primera, la base de divulgación científica ocupa un papel primordial, y es la ficción que encontramos en autores como Clarke o Asimov; en el segundo, la base científica es accesoria, y la obra suele suponer más un relato de aventuras o, en muchas ocasiones, una obra de tinte filosófico. Y hasta aquí la teoría.

Ahora vamos a lo difícil, a elegir al top 5 (repito de nuevo, a MI top 5 personal)… Para no enrollarme más, los citaré (de atrás hacia adelante), y escribiré un breve párrafo sobre ellos. Al lío.

---------------------------------------------------------------------------------

5 – Isaac Asimov (1920 – 1992)


Muchos fans de este caballero ruso nacionalizado estadounidense (te miro a ti, Javier) se me echarán al cuello por no ponerle en el primer lugar de la lista. Bien, es comprensible, porque aunque es uno de los escritores de ciencia ficción más laureado de todos los tiempos, nunca he terminado de conectar con él. Ojo, me gusta, y mucho, pero no es mi favorito, simplemente eso. Es conocido por obras como la saga de la Fundación (que reconozco tengo pendiente), o Los propios dioses, así como la colección Cuentos de robots. Ganó siete premios Hugo y dos premios Nébula, lo que no está nada, pero que nada mal.

Pero Asimov, aparte de por su magnífica prosa (lo peor, para mi gusto, es que a veces, y solo a veces, se hace un tanto árida), destacó por su gran labor como divulgador científico y sobre todo por crear las famosísimas “Tres leyes de la robótica”, que ayudarían a que cosas como lo que nos hicieron a los humanos en Terminator no pasaran nunca. En principio, al menos.

---------------------------------------------------------------------------------

4 – Douglas Adams (1952 – 2001)


Vale, sí, contened vuestros insultos. Ya sé que Adams no termina de ser del todo ciencia ficción, y que sus obras encajan tan solo en la definición de soft fiction más ligera… Pero da igual, porque está aquí por mérito propio. Este autor logró convertirse en el Terry Pratchett de la sci-fi gracias al estilo humorístico, ingenioso y tremendamente absurdo del clásico que es la obra radiofónica convertida en trilogía literaria en cinco partes: La guía del autoestopista galáctico. No fue su única contribución a la ciencia ficción: también escribió un par de capítulos de Doctor Who, y en su otra gran saga, Dirk Gently.

Pero nada importa. Todo queda anulado por la Guía. Es, sin duda, la novela más fresca y ligera de sci-fi que jamás haya leído, y sin duda una de las más divertidas de la historia de la literatura. Era inglés y se notaba en su forma de contar las cosas, como si siempre estuviera un paso por delante y supiera algo que tú no sabías (cosa que es obvia), y tratando al lector como a un amigo de toda la vida. Además, trabajó con los Monty Python. Leches, no sé por qué sigo justificando su inclusión aquí, ¡es algo obvio!

---------------------------------------------------------------------------------

3 – Philip K. Dick (1928 – 1982)


El señor Dick debería ser ya un conocido cercano en este blog, y más cuando dentro de unos días publique la crítica de su gran obra, Ubik, que vendrá a unirse a las dos ya reseñadas aquí: La invasión divina, y ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Es famoso, sobre todo, por sus visiones futuristas bastante distópicas, sus neurosis, su paranoia crónica (pensaba que la CIA le espiaba, y cosas similares), y por haber sido uno de los escritores más influyentes del género, merced a la gran cantidad de adaptaciones que se han hecho de sus obras especialmente en el cine. ¿Os suena Blade Runner? Suya. ¿Minority Report? Es un relato corto suyo. ¿Desafío total? Suya, también. ¿Paycheck? Suya. ¿Next (aka. “otra peli en la que Nic Cage hace de Nic Cage)? Suya. ¿Una mirada a la oscuridad? Joder, que también es suya. Leedle, coño. Ganó solamente un premio Hugo, pero le nominaron tres veces (y a cinco premios Nebula).

Lo más interesante de Dick, sin duda, es la profundidad de los temas que plantea, sus críticas sociales y sus avisos sobre la progresiva deshumanización del hombre por culpa del progreso. Como digo, la distopía es su fuerte, y en ese sentido bebe mucho de Bradbury y de Orwell, teniendo un estilo más comprensible que el primero y más ligero que el segundo, pero dotado de la misma sensibilidad que ellos. Además, me encanta su barba.

---------------------------------------------------------------------------------

2 – Arthur C. Clarke (1917 – 2008)


Sir Arthur está considerado de forma unánime como uno de los mejores escritores de sci-fi de la historia; de hecho, junto con su amigo del quinto puesto de esta lista y Robert A. Heinlein era considerado uno de los tres grandes escritores vivos del género. Y no en vano. Aparte de su enorme influencia literaria, y de dejarnos para el recuerdo obras tan grandiosas como 2001: una odisea espacial o Cita con rama, fue también impulsor de numerosos avances científicos, como la órbita geoestacionaria, y pionero (y casi vidente) del apoyo a la exploración espacial; además, acuñó frases preciosas para la posteridad, y ganó al menos dos premios Hugo y un premio Nebula (no sé si más). ¡Y le nominaron a un Oscar!

Los últimos años de su vida los pasó retirado en Sri Lanka, pero eso no le impidió seguir escribiendo o revisando obras magníficas, como mi queridísima Cánticos de la lejana tierra. A pesar de ser un gran exponente de la hard fiction, su estilo es, por lo general, muy llevadero, y sus obras suelen tener un enorme componente psicológico. Si se le puede acusar de algo es de hacer uso de colaboraciones literarias no demasiado acertadas (sus trabajos con Gentry Lee no suelen gustar mucho) y, relacionado con esto, de estirar sus sagas en exceso. Sí, señoras y señores, estamos ante un hombre que se cargó 2001  y Cita con Rama mucho antes de que el aficionado de George Lucas hiciera lo propio con Star Wars. Hail to the king.

---------------------------------------------------------------------------------

1 – Clifford D. Simak (1904 – 1988)


Publiqué el otro día la crítica de Estación de tránsito (a raíz de la cual ha nacido este artículo), y muchos os interesasteis al saber que ponía a este estadounidense “antes que a todas esas potencias de la sci-fi”, en palabras de Panmios. Como comenté ya, mi amor por Simak es algo muy personal y no compartido con mucha gente, y si le admiro tanto es, en parte, también por el enorme desconocimiento que hay de su figura, algo que me parece inexcusable. Hombre, ganó tres premios Hugo y un Nebula… Merece que le hagamos caso, sin duda.

Lo interesante de Simak es, como ya decía el otro día, que para mí es el filósofo de la ciencia ficción, por la enorme importancia que esta tiene en sus obras. Es más, el ambiente futurista es tan solo una excusa para plantear dilemas ineludibles a la figura del hombre, y su soft fiction se hace en ocasiones muchísimo más dura de comprender que la de auténticos monstruos como los ya mentados Asimov y Clarke. Y El planeta de Shakespeare… Ay, qué pedazo de obra. En serio, con mayúsculas. No es su libro más conocido, pero para mí es, sin duda, la obra cumbre del género o, al menos, de la soft fiction. Su estilo suele ser una delicia, y se devora casi al instante por su ligereza. Altamente recomendado, sin duda alguna.

Y con Simak me despido ya… Hasta que publique el próximo día la segunda mitad del artículo. Esta vez dedicado a mis diez obras preferidas del género, que reseñaré muy brevemente (en uno o dos párrafos). No os lo perdáis.

Allez-y, mes ami!

Buenas tardes, y buena suerte.

6 comentarios:

  1. Mira que no hablar del abuelo de la sici-fi... el señor Verne...jejeje.

    La verdad es que hay grandes escritores de sci-fi, como Frank Herbett, Orson Scott Card,o Ray Bradbury...pero es difícil decidirse por uno... De los que comentas tú, mis favoritos sin duda son Asimov y Arthur C. Clark

    ResponderEliminar
  2. Mira que es difícil decidirse. La cosa estaría en un duelo a muerte a 4 bandas entre Bradbury, Asimov, C. Clarke y K. Dick.

    ResponderEliminar
  3. Fíjate que yo veo más como abuelo de la sci-fi a H.G.Wells... A Verne lo veo un poco como abuelo de la space-opera (ya sabes, como "Star Wars": una historia de aventuras sin más ambientada en un universo de ciencia ficción). Pero bueno, les daremos la custodia compartida jajaja

    Es que claro, son 5 autores, hay muchos que me dejo fuera... Los tres que comentas son también de mis favoritos, y también faltan grandes como Heinlein o Silverberg... Aunque si hay que destacar a alguien me quedo sin duda con el padre del género: el siempre infravalorado Olaf Stapledon ;)

    Pero vamos, tranquilidad, en la segunda parte del artículo, dedicado a mis 10 obras favoritas (y ojo, no olvidemos que son mis favoritos, no los mejores del género), alguno de ellos aparecerá por aquí.

    ¡Gracias por pasarte, mae! :)

    ResponderEliminar
  4. Os veo con buen gusto pero poco originales y nada patrióticos... Verne, Herbert, Scott Card, Clarke, Asimov, Dick, Bradbury... ¿Qué pasa, a ninguno os gustan Javier Negrete o Juan Miguel Aguilera? :P

    ResponderEliminar
  5. De Negrete en sci-fi me leí 'La mirada de las furias', y de Aguilera 'La locura de Dios', y la veradd es que me gustaran bastante...debería releerlas que apenas me acuerdo ya...

    Y si HG Wells también es uno de los abuelo de la sci-fi con Verne...

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...