domingo, 8 de julio de 2012

George Orwell - 1984 (1949)


Si quieres hacerte una idea de cómo será el futuro, figúrate una bota aplastando un rostro humano... incesantemente

Primero fue Un Mundo Feliz de Aldous Huxley, luego Fahrenheit 451 del recientemente fallecido Ray Bradbury y ahora  llega el momento de cerrar el triangulo de distopías con 1984 de George Orwell.

George Orwell es en realidad el seudónimo de Eric Arthur Blair. Anticolonialista británico, se enroló en la policía de Birmania. Intentó labrarse una carrera de letras en Francia e Inglaterra, con inicios poco prometedores, obligado a realizar diversos oficios y acabar en un estado de indigencia. Participó en la Guerra Civil Española en el Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), donde empezó a figurarse como era el comunismo estalinista, sobre todo durante los conflictos en el bando republicano. En sus obras destacan El camino de Wigan Pier o Rebelión en la Granja, que también es una crítica al comunismo.

Previamente llamada El último hombre de Europa, consiste en como Winston Smith - o podía ser Churchill - habitante de Oceanía, nación gobernada por el Partido, que ejerce un total control del país. Winston se interroga si es posible un mundo mejor sin el Partido y empieza a cuestionarse la realidad que vende el Gran Hermano, la fuerza que gobierna el partido. El amor con Julia le dará fuerzas para rebelarse, pero este amor puede verse puesto a prueba.

Winston es el protagonista, y sus pensamientos, dudas y debates interiores son los hilos conductores del relato. Se pueden ver sus transformaciones en la novela pasando desde un cierto escepticismo a una estado de rebelión más abierto. Julia, que tampoco está satisfecha con el Partido a pesar de su apariencia de fiel seguidora, será la compañera que le acompañará en el proceso, formando una resistencia de amor frente el sistema. O’Brien, Charrington, Parsons y el resto de personajes son solamente partes del sistema.

La narración es en tercera persona, aunque vemos la sociedad a través de los ojos de Wiston. Sus dudas son nuestras dudas, sus argumentos son nuestros argumentos, para finalmente acabamos siendo convertidos en él.

Ritmo lento, con un argumento perfectamente hilvanado y un estilo cuidado y formal sin ser excesivamente rico. Está estructurado en tres partes que forman el esqueleto de la novela, divididas a su vez en capítulos.

La sociedad contemporánea del protagonista está inspirada en los gobiernos totalitaristas, sobre todo de Stalin. El control de la producción, el centralismo, la ausencia de libertad, la policía política, la guerra constante, el lenguaje y la rebelión de las clases bajas son solo algunos de los aspectos que trataGeorge Orwell.

El final es descorazonador, sientes en tus carnes el sufrimiento del protagonista en un proceso terriblemente mimetizado. Ves como el protagonista y tú mismo estáis en la cuerda floja apunto de caer a los tiburones. El equilibrio es frágil y el viento huracanado intenta provocar que caigas al abismo.

Lo mejor: La exhaustiva descripción de la sociedad

Lo peor: Nada. Quizá estaría mejor el uso de la primera persona o ser registrar los pensamientos de Julia con mayor profundidad.

Nota: 10/10 Imprescindible. Sobre todo a los aficionados a las distopías y a la crítica social.

11 comentarios:

  1. Del triángulo de distopías, para mi es el mejor.

    ResponderEliminar
  2. Le tengo más cariño a "Fahrenheit 451". Aunque no me atrevo a decir que es mejor que "1984"... En cualquier caso, ambas obras son grandiosas. El final de "1984", eso sí, me gusta considerablemente más, es increíble.

    ResponderEliminar
  3. De 'Un Mundo Feliz' y '1984' me quedo con el segundo. Se me revolvieron las tripas de principio a fin. Es uno de esos libros que recuerdas con el tiempo, recurrente en todo tipo de conversaciones. Un librazo.

    ResponderEliminar
  4. He de reconocer que "Un mundo feliz" me dejó un cabreo en el cuerpo...que me duró días.

    ResponderEliminar
  5. Yo lo que he de reconocer es que aún no he leído a Huxley. Si es verdad que mi incipiente obra se asemeja a la suya, no quiero contaminarme con buenas (o malas) ideas y plagiarle. Así que, de momento, aparcado está.

    ResponderEliminar
  6. Huxley me parece un gran pensador, sus conceptos filosóficos son muy avanzados. Pero como escritor me parece demasiado pesado. La Isla se me hizo insufrible. Un Mundo Feliz es muy buen libro, pero bastante inferior a 1984.

    ResponderEliminar
  7. 1984, sin meterme en comparaciones con ningún libro, sino simplemente buscando valorar la obra in se, es un libro único. Porque en comparación con muchos aspectos del presnte no es una distopía (Gran Hermano -no me refiero al programa de TV, por el amor de Dios-, manipulación mediante el lenguaje, fomento del pensamiento único), pero sobre todo porque al leerlo, 1984 te otorga una capacidad crítica demasiado ausente en estos días. La ignorancia se cura leyendo, y en este país hay poco lector.

    ResponderEliminar
  8. @Salva E. Barranco Si sólo fuera en este país... Date una vuelta por la Mtv inglesa y encuentras programas de tanta calidad como "Geordie Shore" o "Madre a los dieciséis".

    ResponderEliminar
  9. Chst, no nos metamos con los ingleses, que los usuarios de HMV han elegido el "The Number Of The Beast" de los Maiden como el mejor disco británico de los últimos 60 años. ¡Chupaos esa, Beatles!

    Aunque coincido con la ignoracia MTVera. Pero son americanos, tiene lógica su ignorancia.

    ResponderEliminar
  10. Sé que mi opinión no es imparcial. Pero ningún disco, ni ningún grupo me ha sacudido y me ha influido más que The Number of the Beast de Iron Maiden.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...