lunes, 20 de junio de 2016

Patrick Rothfuss - La Música del Silencio (2014)


Por la noche haría frío y Auri la echaría de menos, pero la manta estaba feliz allí. ¿Acaso no merecía ser feliz? ¿Acaso no merecía todo tener su lugar adecuado? No obstante, Auri lloró un poco cuando dejo la manta allí, en su estante

Me encuentro ante una de las críticas más difíciles que he tenido que escribir en mi vida. Es así de dramático. No por desvelar spoilers o no, ya que podría contar todo el argumento sin estorbar al disfrute de la lectura. La Música del Silencio es una obra literaria que renuncia a todos los trucos convencionales de la novela. Y aún así gusta por tener una rara belleza.

La obra pertenece a la ya célebre saga Crónica de Asesino de Reyes de Patrick Rothfuss. Jorge y yo hemos hablado varias veces de ella, tanto de El Nombre del Viento como El Temor de un hombre sabio. No es una continuación sino un spinn off. Una pequeña ventana a la subrealidad. Si ya por con este concepto se pierden mejor que no lo lean. Es un consejo del propio autor en el prólogo. Es imprescindible haber leído los libros anteriores. Y aún así puede que no te guste.

El argumento va de Auri, una joven menuda que vive en la subrealidad, un conjunto de túneles de la universidad donde los alumnos aprenden sobre magia o alquimia. Ella se prepara porque él va a venir en una semana. Y esto esto todo. No hay giros de guión, ni sorpresas, ni misterios, ni siquiera hay acción más allá de nueve páginas de Auri haciendo jabón.

La obra es Auri. Desde el principio al final. Es enigmática y está equipada de una lógica certera que nosotros no podemos ni atisbar. En esta obra podemos conocerla mucho mejor y descubrir facetas suyas como sus ideas sobre como funciona su mundo o sus reacciones tanto de ira, de sonrojo o de alegría. También vemos los peligros que entraña la subrealidad, concepto que no me veo capacitado de explicar en pocas líneas de forma correcta.

La Música del Silencio es atípica y renuncia a tener más personajes más allá de los objetos que se encuentra Auri y que ella tiene que descubrir a donde pertenecen. No hay diálogos, no hay acción, no tiene una estructura narrativa más allá de los días que van pasando. Y sin embargo, Rothfuss demuestra que es uno de los mejores narradores de la actualidad. Lo que sobre el papel parece ser una obra tediosa sobre deambular en túneles se convierte en un bello canto a la sencillez. No siempre la mejor solución es una trama enrevesada y muchos personajes, sino la simplicidad en la mejor de sus acepciones. Bella y fluida como el agua cristalina de una fuente de un manantial que sin hacer ruido pasa entre las rocas.

Pero esa simplicidad es solo formal. Rothfuss afirma en el epílogo - el pobre es consciente que muchos no van a ver bien esta obra y trata de explicarse una y otra vez - que es para personas dañadas. Dañadas como Auri, dañadas como Rothfuss y dañadas como debo de ser yo al haberme fascinado el libro. Sin perder el misterio que rodea a Auri empatizamos más con ella. Ya no es el extraño personaje que se encuentra con Kvothe en sus correrías nocurnas. Es un personaje que en su momento hizo crack. Es el mismo crack que tienes cuando te das cuenta de como son las cosas y no puedes mirar a otro lado o engañarte sino solamente vivir de acuerdo de las leyes del mundo.

Es un libro que no es para todo el mundo. Rothfuss lo escribió pensando no en publicarlo sino para si mismo. Una historia que el cuerpo te obliga a escribir. Admito que las primeras páginas me desconcertaron y que he tenido que adecuar mi mirada para poder ver lo que es verdad la subrealidad. No creo que lo haya comprendido del todo pero ha sido una experiencia placentera y deliciosa.

Una pequeña joya que no será apreciada por la gran mayoría. Pero agradezco que este en mi biblioteca.

-----------------------------------------------------------------------------------

¿Tengo que leer esto?: Solo para fans de la saga y de Auri en particular

Si tuviera que quedarme con un momento, ¿cuál sería?: No hay un momento en concreto.

¿Dónde debería leerlo?: En un sotano de una universidad decrépita.

Me ha gustado, ¿dónde hay más?: Similar no hay nada. Como mucho recomendar el resto de la obra de Rothfuss.

Una última posdata:

Pero confiaba, en que, después de eso, el mundo empezara a ocuparse un poco de sí mismo, como un reloj de engranajes bien ajustado y engrasado. Era en eso en lo que confiaba. Porque sinceramente, había días en que se sentía en carne viva. Estaba harta de ser tan única. La única que se ocupaba que el mundo girara debidamente



1 comentario:

  1. Tras enterarme de que era una saga, he decidido no leer nada hasta que esté completa. Así que tengo los libros en casa, esperando. He leído suficientes sagas como para que me fastidie tener que estar AÑOS esperando a por el siguiente. XDD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...