miércoles, 24 de julio de 2013

Terry Pratchett y Neil Gaiman – Buenos presagios (1990)




 “Y piensas, no puede ser una enorme partida cósmica de ajedrez, tiene que ser un simple solitario muy complicado.”

Cuando en su día un ligeramente joven Neil Gaiman y un ligeramente no tan joven Terry Pratchett decidieron juntarse para escribir una novela sobre el Apocalipsis, ninguno imaginó que 25 años después la gente seguiría devorando sus páginas como si del Santo Grial se tratara.

Claro que, como les gusta recordar a ambos, ni Neil Gaiman era Neil Gaiman en aquel entonces, ni Terry Pratchett era del todo Terry Pratchett. El primero aún no había publicado ninguna de sus grandes obras (para Neverwhere y Stardust quedarían aún varios años, y The Sandman estaba empezando aún su andadura) y aunque el segundo llevaba varios años trabajando en Mundodisco, aún no había alcanzado el estatus de leyenda de la fantasía que tiene ahora.

Así que así, sin muchas aspiraciones ni seguridad en su éxito, ambos se lanzaron a un proyecto ideado por Gaiman y que cobró forma en buena parte gracias a Pratchett, sobre un ángel y un demonio un tanto particulares unidos en su cruzada por impedir el Apocalipsis después de encariñarse con la Tierra. La morriña de lo conocido, que viene siendo.

A ello tenemos que unir un Cerbero un tanto deslustrado, una profetisa fracasada por sus constantes aciertos, un cazador de brujas, los descendientes de ambos, la Voz de Dios y, por supuesto, el Anticristo y su pandilla. También los Cuatro Jinetes deciden unirse a la fiesta cuando esta ha comenzado, y el caos que crean es realmente encomiable.

Más o menos igual de caótica es la forma del libro, con una combinación de capítulos en la que se entremezclan todos los personajes de forma aparentemente aleatoria, así como el estilo de ambos autores en una fusión casi perfecta que algunos lectores lloran, pero que para mí es uno de los grandes aciertos de la trama. La imaginación y el buen hacer para desarrollar la historia de Gaiman se unen a la ironía y lo absurdo de Pratchett, y lo que escribe uno es indistinguible del otro porque, de hecho, en la mayoría de ocasiones es fruto de ambos: según dicen, se pasaban y corregían los borradores constantemente, y aunque haya partes más paridas por uno que por otro, al final el esbozo final era obra de ambos. Así da gusto.

La trama, a pesar de que en ocasiones se enrevese un poco (y de que el corte de los capítulos deje a medias al lector constantemente, algo que mantiene muy bien la intriga pero que yo no soporto) está muy bien desarrollada hasta llegar a un clímax que, para mí, es de lo más flojo del libro… en cuanto a historia, que no en cuanto a contenido. La filosofía divertida e inocente que se vierte en esas últimas páginas, y el protagonismo absoluto que cobra uno de los protagonistas, es de lo mejor de toda la obra. Quizás se eche de menos una mayor explicación del destino de algunos de los personajes, pero tampoco es vital para la trama.

Sin haber leído nada de Gaiman, y solo un par de obras de Pratchett, he de decir que está a la altura de la carrera en solitario de estos. No la supera, ni se queda atrás, porque es un producto diferente de ambos, debido a esa perfecta fusión de estilos, y por tanto se consolida con una identidad propia que sigue vigente y fresca como el primer día años después. Sin duda uno de los mejores libros que haya leído recientemente.

No os lo perdáis. Tal vez os ayude en el Día del Juicio, o cuando el Metatrón se os aparezca.

Allez-y, mes ami!

Buenas tardes, y buena suerte. Y buenos presagios, de paso.

---------------------------------------------------------------------------------

LO MEJOR: la fusión del estilo de ambos y, como siempre con Pratchett, el humor que desprenden las páginas.

LO PEOR: quizás en ocasiones sea un pelín caóticos, y haya personajes que puedan estar mejor desarrollados.

VALORACIÓN: 8,25/10. Como digo, una obra no solo buena, sino también divertidísima. Y me ha descubierto la literatura de Gaiman, de quien ya tengo las dos novelas mentadas más arriba esperándome en el Ebook.

---------------------------------------------------------------------------------

2 comentarios:

  1. Por fin vamos volviendo de las vacaciones. Al grano, cada vez me va picando más curiosidad por Terry Pratchett. Tiene un toque absurdo e irónico que me atrae bastante literariamente hablando.

    ResponderEliminar
  2. Sí, lamento mi dilatada ausencia... Aunque de vacaciones nada, no he parado ni un minuto desde mayo ;)

    Al grano: deberías leer algo suyo. No sé si este sería el más recomendable para iniciarte o sería preferible que leyeras algo de la saga de Mundodisco antes (algo me dice que "Mort" te encantará). A mí "Buenos presagios" me ha servido para iniciarme, pero con Gaiman, que me está gustando bastante (haré crítica en breve).

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...